¿Por qué no somos renovables 100%?

el

Probablemente esta sea una de las preguntas más complejas y con más fácil respuesta que podamos encontrar. Algunas de las noticias con las que nos deja el 2016 al respecto son: crecimiento de la industria de las energías renovables, su abaratamiento y el desarrollo de políticas frente al cambio climático, en comparación con fuentes de energía tradicionales.

¿Se puede conseguir?

La respuesta corta es no, no es posible aún. Es muy improbable la completa sustitución de motores de combustión por otros que funcionen mediante combustibles renovables, a corto plazo.

Sí es posible alcanzar la generación de electricidad a través de energías renovables. Hay quienes anticipan que esto será un hecho en aproximadamente dos décadas, mientras que otros ni se lo plantean hasta el 2050.

Central térmica solar de Sevilla
Central térmica solar de Sevilla

En 2009, desde la revista Scientific American profesores de la Universidad de Stanford y California aventuraban que para el año 2030 la red de transporte y generación eléctrica podría ser sustituida por fuentes de energía eólicas, hidráulicas y solares.

En 2015 también se habló de un alcance del 80-85% renovable para el 2030 y un 100% en 2050.

Estos escenarios son bastante optimistas en un asunto fuertemente dependiente de variables como la reducción de la demanda energética, decisiones políticas y la reducción de costes. Estos dos últimos han sido bastante comentados durante los últimos días del 2016. Sin embargo hay informes que no son tan optimistas.

En el 2015 también el MIT publicó sus predicciones, concediendo un pobre 16% de alcance global a las energías renovables. Incluso el reciente Acuerdo de París, habla de una reducción de la dependencia de los combustibles fósiles al 75% para el 203o, cuando concluyen el marco del acuerdo.

Adoption of the Paris Agreement | by UNclimatechange
Adoption of the Paris Agreement | by UNclimatechange

¿Cuál ha sido su evolución?

Desde 2007 la energía solar y eólica ha crecido en un 20% cada año en términos absolutos, un 15% en producción. En 2015 se batió un récord en la capacidad producida por fuentes renovables.

Centrales térmicas alimentadas por carbón alcanzaron el 39% de la producción global, mientras que las energías renovables llegaron hasta un 23%, un dato récord según la Agencia Internacional de la Energía.

La barrera política es un hecho. Disponemos de sol y viento más que suficiente como para mantener un crecimiento mantenido de un 20%, doblándose cada 4 años. Esto pinta genial si no fuera porque además existen barreras económicas y tecnológicas.

El crecimiento de las renovables, en parte, se ha visto influenciado por la inyección de ayudas por parte de las autoridades, en Europa y cruzando el charco.

Tras el incremento de la capacidad instalada, nuestros representantes han ido cambiando de rumbo, en algunos casos hasta tomar caminos tan vergonzosos como en España.

Consumo energético global evitado gracias a las mejoras en eficiencia energética según el informe de 2016 de la Agencia Internacional de Energía

Teóricamente, alcanzar el objetivo descrito más arriba es posible, pero los cambios en nuestra red eléctrica deben ser sustanciales y eso conlleva un coste.

Plantear escenarios en los que las renovables compiten con los combustibles convencionales supone la adopción de mejoras tecnológicas y ayudas económicas como los impuestos por emisiones.

Las inversiones deben emplearse en una remodelación de las plantas existentes, así como ampliar la capacidad de la red eléctrica.

Si hablamos de países desarrollados, el cambio es asumible si las ayudas y decisiones se toman en la dirección adecuada, en países en vías de desarrollo, no hay fondos.

¿Cuánto se invierte?

A nivel mundial se ha invertido 286.000 millones de dólares, pero se queda en un pobre 25% de la meta propuesta por el COP21. Según la UNEP y Bloomberg, la inversión en energías renovables durante los últimos 5 años ha permanecido sin cambios.

Los cambios son notables en función de la región. Mientras que en zonas desarrolladas la inversión ha descendido un 30% desde el 2011, en países en vías de desarrollo se ha doblado.

El factor político es clave.

Inversión en energías renovables en Europa, Estados Unidos y China. The Wall Street Journal.
Inversión en energías renovables en Europa, Estados Unidos y China. The Wall Street Journal.

Decisiones políticas

Las barreras tecnológicas y económicas no son más que el resultado de las decisiones tomadas en según qué lugares por ciertas personas.

El Foro Económico Mundial ya lo expresó a finales del pasado año en su informe, en 2016, el coste de implantar fuentes de energía renovables es igual o inferior al de combustibles fósiles.

Tras analizar fuentes solares y eólicas en 30 países, determinaron que al menos dos tercios de estos alcanzaran igualar la producción renovable incluso cuando no cuenten con ayudas o subsidios.

Lo rápido que cambiemos de modelo energético dependerá de la adopción de políticas inteligentes, tiempo de implantación, reducción de la demanda energética y, por supuesto, disponibilidad de fondos.

Por supuesto también será necesario un crecimiento de la competitividad de la tecnología renovable frente a la tradicional, así como técnicas en captación de carbono y almacenamiento energético.

Todos nosotros tenemos en nuestras manos la voluntad para realizar el cambio. No soy pitoniso, pero me parece que no llegamos al 2050 con el 50% de renovables.

Otras fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s