Terroríficas verdades que todo ecologuay debería leer este Halloween

el

Toda persona sensibilizada con la Tierra y la naturaleza que se precie, se ha visto Una verdad incómoda, de Al Gore; compra en mercados ecológicos; ha firmado para cerrar las nucleares; o está firmemente en contra de los transgénicos. En definitiva, crees que estás aportando tu granito de arena a la lucha por nuestro planeta. Sin embargo, tengo una historia de terror para tí; en ocasiones, puede terminar siendo un ecologuay.

No me malinterpretéis, estoy seguro de que todo lo que hacéis va acompañado por vuestra buena voluntad. La única objeción es que no todo vale.

Comprar sólo comida ecológica no es mejor que la convencional.

Más allá de las cuestiones sobre si es más o menos saludable, el mercado ecológico no es el paladín que defiende nuestro planeta de los seres oscuros que intentan acabar con el (spoiler alert: tampoco defiende tu salud). Dentro de la agricultura ecológica, existen ciertos herbicidas ecológicos basados en el cobre. Para usar efectivamente este tipo de productos, necesitas aplicarlos con asiduidad, lo cual incrementa las posibilidades de que se abuse, terminando por filtrarse a los acuíferos. Existen alternativas sintéticas que evitan este desenlace. Por otro lado, las emisiones de metano durante el proceso de compostaje incrementan notablemente la huella de carbono de los productos que se consumen. Y por último, el empleo de los cultivos ecológicos aprovecha de un modo ineficiente el uso del terreno.

Los transgénicos no se usan para envenenar y controlar a las masas.

Habrás oído rumores que harían sonrojar al mismísimo guionista de Cuarto Milenio. Desde tomates con genes de pescado hasta que provocan el genocidio masivo de abejas y mariposas. Pero la realidad es que están aportando mucho medioambientalmente. Para empezar, un transgénico es solo un organismo (agrícola, en este caso) que incorpora un gen específico para un uso concreto. Un ejemplo puede ser el arroz dorado.

¿Por qué la gente se asusta con esto? El proceso de insertar un gen no afecta al resto de propiedades del alimento. Y además, reduce notablemente el uso de herbicidas.

Las nucleares no nos transformarán en peces de tres ojos.

Si has firmado alguna vez una petición para borrar del mapa a las nucleares, tengo una pregunta para tí, ¿por qué?

Si vamos a hablar abierta y seriamente sobre soluciones al cambio climático, el uso de energía nuclear debería estar sobre la mesa. Decir esto no es estar en contra de las renovables. Hasta ahora la inversión en I+D de energía como la solar no han sido suficientes como para sustituir al conjunto de la red eléctrica de países con alto consumo, además de contar con los vetos políticos que existen de por medio. Durante esta transición energética, necesitamos la energía nuclear. Las centrales nucleares emiten cero emisiones de carbono, lo cual supone un freno a tener en cuenta a la hora de sustituir los combustibles fósiles de nuestras centrales eléctricas.

Bueno, realmente sí que emiten gases de efecto invernadero: agua Fuente: Wikipedia Commons
Bueno, realmente sí que emiten gases de efecto invernadero: agua Fuente: Wikipedia Commons

Es cierto que la energía nuclear no es la panacea. No está libre de discusión la generación de residuos que mantienen o los peligros que presenta el empleo del combustible radiactivo. Sin embargo, los avances en contención, almacenamiento de residuos y los controles de seguridad a nivel internacional, la convierten en una opción nada desdeñable.

Leonardo DiCaprio y Al Gore no son los héroes que estás buscando.

Ni que decir tiene que estas dos figuras mediáticas, junto a organizaciones como Greenpeace han puesto el punto de atención en cuestiones medioambientales que, de otra forma, habrían pasado desapercibidas para la mayoría.

Sin embargo, no son los mejores referentes.

DiCaprio durante su discurso ante Naciones Unidas el 22 de Abril de 2016(AP Photo/Mary Altaffer)
DiCaprio durante su discurso ante Naciones Unidas el 22 de Abril de 2016(AP Photo/Mary Altaffer)

Al Gore es dueño de una casa que consume 20 veces la cantidad que un hogar cualquiera. Se ha defendido argumentando su compra de bonos de emisión de carbono, como compensación. Pero no termina de predicar con el ejemplo, ¿no?

Por otro lado, DiCaprio ha estrenado este mes un documental sobre el cambio climático que volverá a poner el tema de actualidad, pero disfrutar de vuelos en jet privados o navegar en yates empañan su imagen como activista.

 

Y después de todo esto, tú, ciudadano y vecino preocupado por el medioambiente, ¿qué puedes hacer?

Realmente la mayor parte de tus acciones no están jod***** el planeta. Tan sólo sé escéptico con la información que llega a tus manos. Intenta apartar el consumo de carne de  forma moderada, no tengas miedo de los transgénicos y usa las escaleras cada vez que puedas, ahorrarás energía y contrarresta la incipiente sesión navideña.

Fuentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s