El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también

el

Con este lema arranca la campaña de la FAO para el Día Mundial de la Alimentación, celebrado el pasado 16 de Octubre, el cual nos recuerda una verdad algo desagradable. Que se desperdicie un 40% de la producción alimentaria mundial es algo que habría que reflexionar más de un día. Cerca de 1000 millones de personas en nuestro planeta se van a la cama con hambre. La garantía alimentaria es uno de los grandes problemas de este mundo.

Poster de la campaña - FAO
Poster de la campaña – FAO

La cantidad de comida que se desperdicia cada día es una insensatez considerando los millones de personas que no tienen acceso básico. Situaciones de pobreza es una de las principales causas de este error en el reparto de la producción agrícola. Sin embargo, ¿nos afecta de algún modo el hambre de todas estas personas?

Más allá de las cuestiones morales que implican la escasez de alimentos en las regiones más castigadas de nuestro planeta, desperdiciar todos estos alimentos nos hace partícipes de otro de los grandes problemas de nuestro tiempo: el cambio climático. Como dato decir que sólo la comida que se desperdicia es suficiente para alimentar 4 millones de personas más de las que se están pasando hambre en estos momentos.

Sabías que…

FAO-Facts
Fuente FAO

Este año, la campaña empleada ha combinado estos dos problemas. Aunque a priori se te escapen, algunos datos con los que se relacionan son:

  • Si el desperdicio de comida fuera un país, sería el tercero con mayor emisiones de gases invernadero. Detrás de China y EE.UU.
  • Si por un momento eliminaremos el CO2 generado en la producción de alimentos desechados, equivaldría a quitar todos los coches de la carretera todo el año.
  • La cantidad de agua que se emplea en la producción de alimentos que terminan en la basura podría llenar el continente africano.

Dejar de tirar comida a la basura es la única política que simultáneamente reduce los gases de efecto invernadero, alimenta a más gente y ahorra agua. Pero, ¿por dónde empezamos?

Dos tercios de toda la comida que se desecha se hace en la fase de producción y distribución. La mayoría de las veces ocurre en países con economía emergente, donde la comida no cubre las necesidades básicas de muchos de sus ciudadanos o cuenta con pobres sistemas de distribución. Por eso, la COP21 es clave para que se adhieran a ella estos países. Facilitar el acceso a inversión, tecnología y mejores políticas educativas marcaría una diferencia.

Y ahora, ¿qué puedes hacer tú?

El tercio restante de toda la comida desperdiciada en la basura ocurre en la fase de consumo, es decir, cuando compras en el super y eres tú quien la tira. Pero tranquilos! Hay solución.

Para empezar puedes probar a comprar con una lista. Aunque parezca mentira no todo el mundo va a hacer la compra con una lista de las cosas que necesita, lo cual se traduce en un exceso de la compra. No sólo eso, ¿sabes en qué vas a utilizar las verduras que acabas de comprar?¿Vas a comer en casa o es posible que te caduque la comida?

La naturaleza es perfectamente imperfecta. Una naranja sin brillo o una patata sin forma va a estar igual de rico que los que tienen la forma perfecta.

No dejes la comida que no has sido capaz de comer en el restaurante, ¡llévatelo a casa! Siempre puedes aprovecharla para otra comida o el día siguiente.

Para terminar os dejo con este video.

Fuentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s