¿Es posible acoger los Juegos Olímpicos y ser una ciudad sostenible?

el

Tras un par de semanas intensas con todos esos deportes que la tele olvidará durante cuatro años, hoy concluyen una de las ediciones más polémicas de los Juegos Olímpicos de verano. Los juegos de Río 2016 han sido un hervidero de críticas a la gestión y condiciones de su organización e instalaciones, por no mencionar el estado de sus aguas.

Río de Janeiro, Brasil | Stanislav Sedov | Flirck

Ya se han publicado en muchos medios –durante varios años– que las olimpiadas son más una maldición que bendición. Infraestructuras abandonadas, pufo económico, descontento social, impulso de negocios ilícitos, etc. Pero, ¿puede ser una ciudad olímpica sostenible?

Claramente no ha sido el caso de Río de Janeiro. Al comienzo de los juegos de verano de 2016, la ciudad contaba con un sistema de transporte bastante lejos de ser ideal: líneas de transporte que favorecen a clases medias y altas más que a quienes más lo pueden necesitar. Un metro que se ha retrasado en su puesta en marcha y con sobrecostes. Muros que separan a los visitantes de las favelas –mala suerte si vives en una. En resumen, se estima que la infraestructura de Río ha desplazado aproximadamente 77.000 residentes según el Smith College.

Pero como he mencionado más arriba, esto no es una excepción. Montreal necesitó 30 añazos para terminar de pagar los 1.480 millones de dólares adeudados con los juegos de 1976. Atenas tiene unas infraestructuras preciosas pero vacías como legado de sus juegos –costando 11.000 millones de dólares. Pekín lleva gastados 9.000 millones sólo en su línea de alta velocidad para conectar la ciudad con las zonas habilitadas para los juegos de Invierno del 2022.

Existen propuestas muy atractivas que terminarían parcialmente con esta situación. Una de ellas es la de acoger los juegos de forma permanente en un grupo de ciudades repartidas por el mundo. Sin embargo, es una idea que se ha desechado con anterioridad. Teniendo en cuenta lo mencionado, ¿qué haría falta para mejorar esta realidad de los Juegos Olímpicos?

Studio Takeuma. Wired

La ciudad antes que los Juegos

Nota para el futuro: La catástrofe se desata sin una buena planificación que integre toda la nueva infraestructura en la ciudad. El plan de movilidad (autobuses, metro, carreteras) deben diseñarse para las personas que habitan la ciudad, no para los eventos que acontecen durante dos semanas. No es por tirar de orgullo nacional, pero Barcelona tenía construidas 32 de sus 37 espacios olímpicos antes de ser seleccionada para las Olimpiadas del 92. Se impulsó la construcción de autopistas de circunvalación que aliviaran el tráfico, por ejemplo. Sin embargo, terminó dejando un pufo llamado “sobrecoste de un 412%”.

No hay que perder la cabeza con las candidaturas

Es un proceso muy emocionante, y jod****mente caro. Las ciudades pueden gastar hasta 100.000 millones de dólares durante todo el proceso, desde pagar al Comité Olímpico para entrar en el proceso de selección, hasta el periodo de celebración. Se estima que Londres 2012 llegó a costar 11.000 millones cuando se dijo que tendría un coste inicial de 5.500 millones.

No escatimar en calidad

Por buenas que sean las intenciones, ningún proyecto sale “bueno, rápido y barato”. Las fechas límite ayudan al desarrollo de ciertos proyectos,sin embargo, las decisiones apresuradas pueden hacer que se arrepienta más de uno a largo plazo.

Mantener a los ciudadanos al día

Esto no quiere decir que se realice un referendum para todo (ejem, Brexit), pero desde la preparación de la candidatura hasta su realización debe pasar por un proceso abierto. Los ciudadanos tienen el derecho de conocer exactamente qué supondrá albergar unos Juegos Olímpicos. Y sobre todo ofrecer datos reales de lo que va a costarles.

No acojas unas Olimpiadas

Si todo lo anterior suena imposible, debería. Son solo algunas de las razones por las que cualquier ciudad debería pensarse dos veces ser candidata. La opción de una misma ciudad que albergue las olimpiadas cada cuatro años ha sido defendida por muchos, entre ellos el economista del Smith College, Andrew Zimbalist. Una única ciudad Olímpica con un sistema de transporte bien planificado, con localizaciones bien equipadas que serán usadas cada cuatro años sí o sí. Esta es una solución para tratar de mejorar el suspenso en sostenibilidad para estas ciudades que no alcanzan a entender el derroche económico que supone esta celebración de 17 días.

Aún así, y mientras nuestros líderes reflexionan sobre esta cuestión 😉 espero que hayáis disfrutado de estas Olimpiadas.

Fuente

Artículo original en Wired – How to Host the Olympics and Actually Improve Your City

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s