Contaminación a través del tiempo

el

Es cierto que en numerosos medios nos encontramos con la amenaza inmediata de algún tipo de contaminación. Puede ser el abuso de productos agrícolas en el suelo y aguas, la emisión de gases de efecto invernadero o la presencia de desechos humanos en diferentes masas de agua. Se habla del presente y futuro de la contaminación pero, ¿qué hay del pasado?

Test regatta for Rio Olympics in Guanabara Bay
Test regatta for Rio Olympics in Guanabara Bay. BBC

Existen evidencias de la dejadez del ser humano en los controles de contaminación a su alrededor. Tenemos un ejemplo bastante cercano con las Olimpiadas de Río 2016 y el estado de sus aguas. En la actualidad la ciudad anfitrión acoge a miles de personas de diferentes nacionalidades en un espacio perfecto para desatar el próximo apocalipsis zombie. Bacterias y virus que pueden causar desde diarreas o intoxicamiento alimenticios hasta cólera, botulismo y tétanos. Este desastre ambiental –y de salud pública– ha sido una cadena de enorme irresponsabilidades a lo largo de años, sin embargo, es ahora cuando el foco se centra en ellos.

Como este caso podemos mencionar otros muchos, como la contaminación de agua marina y acuíferos en la costa norteamericana, las consecuencias del empleo de glifosato en la actividad agrícola o enfermedades ocultas en el hielo. Y hablando del deshielo, al parecer no sólo debemos temer la emisión de metano por el deshielo del permafrost o el incremento del nivel del mar a consecuencia del cambio climático.

En la década de los años 40 el gobierno de los Estados Unidos hizo una proposición a Dinamarca, comprar Groenlandia con el propósito de establecer una base permanente. Ante la oferta de 100 millones de dólares, los daneses se negaron. Sin embargo, les permitieron a los americanos la construcción de una base aérea y un campamento, Camp Century. Este campamento tiene una extensión equivalente a más 100 campos de fútbol, con una cantidad estimada de 200.000 litros de diésel como combustible, 240.000 litros de aguas fecales, materiales de construcción y es posible que hasta restos del antiguo reactor nuclear de la base. Quizás el elemento más contaminante de toda la instalación sean la presencia de PCB, compuestos químicos organoclorados, muy presentes en antiguas instalaciones eléctricas.Todo ello se encuentra bajo ocho metros de hielo, lo cual conforma una especie de ciudad subterránea que en 75 años se estima que verá la luz del sol gracias a la desaparición de la capa de hielo.

Camp Century. Aussie55

Según el estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters, la cantidad de contaminantes vertidos en el ártico puede no parecer alarmante considerando la baja densidad de población de Groenlandia. Pero el vertido y emisión de estos componentes puede afectar al ecosistema ártico, llegando a través de los animales afectados a la población local debido a su alta dependencia de la fauna ártica. Además, los PCB pueden acumularse a los liberados en otros lugares del planeta debido al “efecto saltamontes”, según afirma uno de los autores, donde los gases liberados en zonas más cálidas se acumulan en zonas polares gracias a las corrientes atmosféricas.

Es irónico saber que en este campamento se obtuvo el primer núcleo de hielo ártico con el objetivo de estudiar el cambio climático.

Fuentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s