Cómo funciona una tormenta

el

Las tormentas son unos de los fenómenos atmosféricos más violentos y bellos al mismo tiempo. Todo empieza con un fuerte desequilibrio en la Fuerza (en la atmósfera).

La atmósfera de nuestro planeta es un sistema de los más complejo. Está formada, casi en su mayoría, por nitrógeno y oxígeno, y tan solo un porcentaje despreciable lo componen otros gases como el CO2.

Los desequilibrios en la atmósfera son frecuentes, pero sobre todo vienen dados por dos conceptos físicos: presión y temperatura. La presión atmosférica es la fuerza que ejercen los gases de la atmósfera sobre la superficie. Y pueden ser una montaña rusa dependiendo de su temperatura. Como bien sabéis, cuando la temperatura aumenta, y las moléculas de un gas se ponen nerviosas, el gas (el aire en este caso) se vuelve menos denso. Si se vuelve menos denso, asciende, y si además lleva humedad, su densidad es aún menor, dando nombre a lo que se conoce como burbuja.

Foto desde el espacio de un conjunto de tormentas multicelulares. Fuente: NASA

Pues si ahora nos imaginamos una burbuja enorme, cargada de humedad, y en una región donde la atmósfera tiene una presión baja (el aire se está desplazando), tenemos los ingredientes para una nube peleona. Las nubes de tormenta o Cumulonimbus, son nubes de desarrollo vertical, con unas corrientes en su interior muy fuertes que pueden incluso hacer aterrizar a los aviones antes de tiempo.

Diagrama de una célula de tormenta. Fuente: Virtual Skies, NASA

En el interior de la nube se eleva el aire caliente de la superficie y desciende el frío de más arriba. Las velocidades son enormes y en 15 minutos la nube puede alcanzar hasta 10.000 metros de altura. Durante este proceso el vapor de agua que carga la burbuja empieza a condensar e incluso, a solidificar, generando lluvias intensas o granizo. Como en el timelapse de abajo, en un momento la descarga puede ser brutal.

Y cuando la nube de tormenta alcanza su apogeo toma una forma de yunque en la parte superior, esto indica que el aire ha llegado al límite en su ascenso y las corrientes de aire empiezan a “arrastrar” a la nube de tormenta.

Y todo esto en cuestión de media hora o puede que un poco más si son varias células de tormenta. Impresionante, ¿no?

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s