Una alternativa refrescante

el

En verano la temperatura que alcanzamos es, en algunos puntos, sofocante. Que cada vez las olas de calor sean más frecuentes e intensas no nos sorprende, y para sobrellevarlo tiramos del aire acondicionado, ¿sabéis cómo refrigeramos nuestra casa?

Un sistema de aire acondicionado convencional está formado por  dos aparatos.

  • El primero consta de un líquido refrigerante que se encarga de expulsar el calor al exterior.
  • En el segundo aparato se hace pasar el aire a través de un intercambiador que contiene el líquido enfriado, de esta manera produce aire frío.

En este proceso parte de la humedad que contiene el aire se condensa en el aparato. Para mantener la temperatura deseada debemos tener todo cerrado. La escasa renovación de aire favorece un entorno pobre en humedad. Esto hace que se te resequen los ojos, las fosas nasales, la garganta, etc, lo que provoca cierta incomodidad.

Pero, ¿hay otras soluciones? Claro que sí, algunas son: la bioclimatización, aire acondicionado vegetal, equipos de refrigeración conectados a placas solares, etc.

En este post nos vamos a centrar en la bioclimatización, que consiste en una forma natural de bajar la temperatura.

¿Cómo funciona? Es algo muy sencillo. Un sistema recoge el aire caliente del entorno que se humedece pasando a través de unos filtros que contienen agua, de esta manera se logra bajar la temperatura hasta 12ºC.

El bioclimatizador reproduce el efecto de la brisa del mar, la cual se encarga de renovar constantemente el aire.

¿Qué ventajas presenta este método de refrigeración?

No genera emisiones ni utiliza gases refrigerantes, por lo que es menos dañino para nuestra salud y entorno. Además se puede utilizar en espacios abiertos, sin necesidad de cerrar puertas ni ventanas, ya que desplaza por sobrepresión el aire caliente al exterior.

Componentes de un bioclimatizador
Componentes de un bioclimatizador

Su mantenimiento e instalación es sencilla. Además, utiliza un 75-80% menos de energía que los equipos de aire a los que estamos acostumbrados.

El bioclimatizador utiliza entre un 75 y un 80% menos de energía que los equipos de aire acondicionado convencional. Algo se notará en la factura de la luz, ¿no?


¿Os animáis con este nuevo sistema? Si todavía no lo tenéis claro, no os preocupéis. Más adelante os explicaremos en qué consiste una casa bioclimática, así como otros sistemas de refrigeración.

 

Fuentes

Instituto para la diversificación y el ahorro de energía

Asociación Bioclimática ABECE

Jirafasistemas

Obras Urbanas

Daikin

El aire acondicionado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s