Los huertos urbanos más heavys

el

Hace unos día se hablaba en este blog sobre el mal uso del suelo y cómo lo estamos perdiendo. La mala gestión rural y urbana que orquesta la administración pública deriva en casos como estos. Y la verdad es que no estamos como para urbanizar suelos con una alta tasa de producción agrícola.

Soluciones hay muchas, pero no todas son tan ecoguay como nos venden. Bien por ignorancia o por el vil metal, se ha propiciado en los últimos años la creación de los huertos urbanos.

Siendo breve, consiste en la utilización de una parcela de terreno dentro o alrededor de la urbe para montar tu propio huerto. La idea es genial, si tienes un pequeño jardín, uno comunitario o incluso un terreno abandonado. De esta forma puedes disponer de vegetales, ya sea para autoconsumo o comercialización.

¿Dónde está el problema? El suelo que utilizas puede estar contaminado. Según un artículo publicado en Environmental Pollution, en Nueva York (una de las ciudades donde ha pegado el pelotazo esta iniciativa), se han analizando 564 jardines pertenecientes a 54 comunidades diferentes, las cuales presentaban un 70% más de metales pesados respecto a un suelo agrícola convencional.

Cabe decir que de todos los jardines analizados, el 78% no alcanzan concentraciones peligrosas para la salud humana. Pero tal y como reseña el autor, la exposición prolongada a este tipo de alimentos podría desembocar en una situación peligrosa para la salud.

Es frecuente encontrar en los suelos urbanos metales como zinc, cadmio, plomo, cobre, bario, etc. La contaminación atmosférica por la polución de vehículos, red de tuberías antiguas, pinturas de fachadas o vertidos incontrolados son algunas de las fuentes más comunes.

El suelo es un recurso frágil y limitado, no nos vale cualquier parcela para aprovecharla. Pero no todo está perdido con esta iniciativa, a pesar de que ciertas zonas no sean aptas para cultivar, se pueden buscar alternativas cercanas a la ciudad. De hecho, existen tierras cultivables en estado de semiabandono debido a la superpoblación de núcleos urbanos que, en muchos casos, se encuentran desaprovechados por falta de interés o mano de obra.

Y si esto no os convence, siempre nos quedará la opción de pedir una granja vertical a nuestro ayuntamiento. En Londres hay un proyecto en el que se pretende ubicar un edificio preparado para una producción agrícola de unos 28.000 metro cúbicos.

La pérdida de suelo cultivable no es algo para tomarse a broma, según la FAO la superficie agrícola a nivel mundial crece año tras año. Parece contradictorio, pero que cada vez se explote mayor área de terreno, no excluye que se pierdan posibles zonas aprovechables debido a la erosión o el decrecimiento de la producción anual.

Para el cultivo de vegetales primarios (los productos hortícolas para entendernos) la FAO aporta las siguientes gráficas:

Comparación entre área utilizada, producción y rendimiento del cultivo vegetal
Comparación entre área utilizada, producción y rendimiento del cultivo vegetal
Producción vegetal anual en España. Se aprecia un descenso desde el año 2009.
Producción vegetal anual en España. Se aprecia un descenso desde el año 2009.
Las principales comunidades autónomas productoras agrícolas alcanzan el riesgo más alto para la desertificación.
Las principales comunidades autónomas productoras agrícolas alcanzan el riesgo más alto para la desertificación.
Comparación del área empleada entre la media europea y la española. A pesar de no ser tan claro como en los punto europeos, España experimenta también un decrecimiento.
Comparación del área empleada entre la media europea y la española. A pesar de no ser tan claro como en los punto europeos, España experimenta también un decrecimiento.
Comparación en la producción anual europea y española.
Comparación en la producción anual europea y española.

Con estas gráficas ya podéis juzgar por vuestra cuenta. El suelo es un elemento más que cuidar y usar con cabeza. No deberíamos empeorar una situación ya de por sí delicada.


Fuentes

Mitchell, R.G.; “Lead (Pb) and other metals in New York City community garden soils: Factors influencing contaminant distributions” Environmental Pollution (2014)

FAO Statistical Yearbook 2013

MAGRAMA

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s