Lo que no mata, engorda

el

Recientemente me encontré con un conocido y me contó que en su cocina se encontró dos o tres veces pequeños gusanos blancos cerca de la despensa, concretamente en el pan. Los gusanos a los que hacía referencia eran en realidad larvas de mosca doméstica.

Le comenté que era posible que en un descuido, dejando el envase del pan abierto, alguna mosca accediera al interior. Sin embargo, me corregía con la premisa de que es común que aparezcan espontáneamente ciertos insectos en los envases de comida, incluso estando cerrados.

Le pregunté por su hipótesis, pero tan sólo insistía en que cuando un alimento se pica, aparecen los bichos.

Bueno, pues haciendo una búsqueda básica uno puede encontrar que la teoría de la generación espontánea fue rebatida hace ya tiempo, concretamente por Louis Pasteur. Aunque hubo otros dos científicos antes que él, Francesco Redi y Lazzaro Spallanzani, que demostraron que todo ser vivo proviene de otro ser vivo.

Relacionado con lo que comento al inicio del post, el experimento de Francesco Redi sería el más ilustrativo. Redi observó que estando la carne al aire libre, con el paso de los días, surgían de ella moscas. Convencido de que no simplemente surgen, llevó a cabo un experimento en el cual depositó muestras de pescado y carne en diferentes vasos cerrados herméticamente, y para validar su prueba colocó otros vasos con las mismas muestras pero, en este caso, abiertos.img_7285

Con el paso de los días las moscas no aparecían en los vasos sellados, sin embargo comprobó la aparición de larvas en los vasos abiertos. Hay que decir que tuvo que repetir el experimento porque algunos objetaron que estando cerrados herméticamente no dejaban pasar el aire, el principio vital. Estamos hablando de 1668, ¿qué esperabais?

Por lo que se sellaron los vasos con gasas, pero el resultado fue el mismo.

El experimento de Pasteur fue más allá. Demostró que habiendo esterilizado el material, aportando nutrientes para la vida y sin el contacto con agentes externos vivos, los organismos no surgen así como así.

Desde entonces la teoría de la generación espontánea quedó rechazada por la comunidad científica

Dicho esto, parece que la cosa está clara, sin embargo mi amigo insistía que el envase donde encontró las larvas no se había abierto en ningún momento, por lo que ninguna mosca o insecto podía acceder al alimento.

Esto me hizo recordar un artículo que leí hace poco en Xataca Ciencia

Por lo visto, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), te puedes llegar a zampar hasta cinco huevos de mosca en un tetrabrik de zumo de naranja o treinta si hablamos de la salsa de tomate.

Mi amigo no se esperaba este extra de serie en su comida. Sin embargo, es muy difícil evitar la presencia de estos agentes externos dentro de la cadena de producción. Por lo que, mientras no suponga un riesgo para la salud, debemos asumirlo como algo normal y dejar que nuestro sistema inmunológico haga su trabajo.

En muchos casos los alimentos tal y como nos lo imaginamos distan bastante de la realidad. Dicho esto, tan sólo puedo añadir que lo que no mata, engorda.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s